Dos niños, de 10 y 12 años, descubrieron dos lingotes de oro entre unas viejas sábanas que utilizaban para construirse cabañas en Vendôme, a unos 200 km al suroeste de París, informó este viernes el subastador que estudió las piezas.

Los padres, que normalmente residen en París pero que se desplazaron a la casa familiar durante el confinamiento, pensaban que los lingotes eran unos posacubiertos de su abuela. Pero, al dudar, los llevaron a Philippe Rouillac, un subastador, para que los analizara.

Para el profesional, entrevistado por un periodista de la AFP, no hay duda: «se trata de dos lingotes de oro fino, macizos, de un kilo cada uno. Los números del lateral corresponden al año de fabricación, el registro, la garantía, los refinadores, los fundidores y la percepción de las tasas por parte del Estado», concluyó.

Los lingotes fueron comprados en 1967 por la abuela, ya fallecida, y serán subastados el 16 de junio en Vendôme.

El valor de ambos podría superar los 100 mil euros, según Rouillac. «El precio del oro es muy fluctuante. A principios de año, estaba en 43 mil euros. Ahora está en 51 mil euros», precisó.

Deja un comentario