Más de tres mil millones de personas en todos los continentes están confinadas en un mundo castigado y asustado ante el avance de una pandemia que ha causado más de 30 mil muertos y se ensaña particularmente con España e Italia, mientras en China la vida intenta retornar paulatinamente.

Italia y España son los países del mundo que registran los balances de muertos más trágicos.

En Italia, el COVID-19 ha matado a casi mil personas en 24 horas, una cifra inédita para un solo país desde el comienzo de la pandemia. El total de fallecidos es actualmente de más de 10 mil.

En España, las cifras son igualmente desoladoras: casi mil fallecidos en 24 horas y un saldo total de decesos ronda los seis mil.

Especialmente castigada está la región de Madrid, donde el balance de muertos es de dos mil 757. A partir de mañana se habilitará una segunda morgue en la capital en una instalación pública hasta ahora inutilizada. Se sumará así a la ya instalada en la pista de patinaje sobre hielo de un centro comercial.

El Ejército y las autoridades locales también habilitaron en un pabellón de congresos de Madrid un hospital de campaña con capacidad para un máximo de cinco mil 500 camas.

El país con más contagios es Estados Unidos, con unos 125 mil. Esta situación llevó al presidente Donald Trump a ordenar por decreto a fabricantes de automóviles a colaborar para producir respiradores artificiales, que se agotan en los hospitales y son vitales para los pacientes.

“Están racionando los equipamientos”, dijo Diana Torres, de 33 años, enfermera en un hospital de Nueva York, principal foco de la epidemia en Estados Unidos. “Nos tenemos que poner una bolsa de plástico sobre la ropa de protección con la que trabajamos para que dure más tiempo”.

El presidente de Estados Unidos anunció que renunció a aplicar la cuarentena en los estados de Nueva York, Nueva Jersey y Connecticut, luego de que había planteado esa posibilidad en la lucha contra el coronavirus.

El jefe de la Organización Mundial de la Salud (OMS) estimó que “la escasez crónica mundial de equipos de protección individuales” para el personal sanitario representa una “amenaza inminente” en la lucha contra la enfermedad.

“Hay mucho desabastecimiento de todo y hace falta mucho trabajo para conseguir cosas tan simples como guantes, termómetros, paracetamol o geles”, dijo Toni Dovale, jugador de futbol español y farmacéutico, que cambió el balón por la bata blanca ante el avance de la pandemia.

AFP

Impacto del confinamiento

El confinamiento también tiene un impacto psicológico, aumenta la depresión, la ansiedad y otros problemas de salud mental, de acuerdo con la Cruz Roja: “Incluso en zonas de conflicto, podemos abrazarnos cuando tenemos miedo. Lo terrible de esto es la falta de contacto físico”.

“Lo más duro era la noche, no podía dormir, la angustia invadía la habitación. Por el día pasaban los médicos, el personal de limpieza, los que distribuían la comida. Por la noche llegaban las pesadillas, la muerte merodeaba”, declaró Fabio Biferali, un cardiólogo romano de 65 años que pasó ocho días “aislado del mundo” en una unidad de cuidados intensivos.

La catástrofe sanitaria va acompañada de otra, la económica. Ante el desastre que se avecina, la comunidad internacional está tratando de movilizar sumas astronómicas.

Los países del G-20 han prometido inyectar cinco billones de dólares para apoyar a la economía mundial. Estados Unidos ha adoptado un plan de más de dos billones de dólares para salvar su economía. Europa ha prometido en dos semanas “medidas fuertes”, una demora que decepciona y enfada a España e Italia.

“¿Queremos estar a la altura de este desafío? Entonces lancemos un gran plan” que apoye y relance la economía europea en su totalidad, pidió el primer ministro italiano Giuseppe Conte.

AFP 

Calles de Río de Janeiro, vacías por la cuarentena. EFE/Al. Lacerda

AMÉRICA LATINA

Religiones, información y Gobierno

En algunas partes del mundo, el confinamiento es factible, pero en otras es materialmente imposible.

En Johannesburgo, capital de Sudáfrica, la Policía disparó con balas de goma para dispersar a centenares de personas que se agolpaban ante un comercio y hacían caso omiso del confinamiento decretado.

El fervor religioso tampoco ayuda al confinamiento. En Brasil, la justicia anuló el decreto del presidente Jair Bolsonaro que excluía a las iglesias, a los templos religiosos y a las casas de lotería de las cuarentenas impuestas en algunos estados para frenar la epidemia de coronavirus.

El mandatario ultraderechista lleva semanas minimizando la gravedad de la pandemia, que tilda de “gripita”, y emprendió una campaña contra las medidas de confinamiento decretadas en muchos estados, entre ellos Sao Paulo y Río de Janeiro.

En países musulmanes como Pakistán e Indonesia también ha resultado difícil impedir que los fieles vayan a la mezquita.

En América Latina, la mayoría de los países ha aumentado las restricciones de movimiento. Hay órdenes de confinamiento obligatorio en Argentina, Bolivia, Venezuela, Colombia, Panamá o El Salvador y toques de queda prolongados en Chile, Honduras, Perú y Guatemala, además de cierres de fronteras casi generalizados.

Hay países que según sus ciudadanos pecan de inacción, como Nicaragua, donde gran parte de la población ha decidido autoconfinarse y cree que el Gobierno, que sólo ha confirmado cuatro contagios, oculta información.

AFP

Los trenes entrantes comenzaron a llegar a las 17 estaciones de trenes en Wuhan el sábado. XINHUA/F. Maohu

Un tren hace escala en la ciudad de Wuhan

La ciudad de Wuhan, donde brotó el patógeno en diciembre, sale poco a poco de su confinamiento.

Ayer, un tren paró en Wuhan por primera vez desde el inicio de la pandemia. Hasta ahora, nadie podía ingresar en la ciudad, salvo personal médico y trabajadores encargados de suministrar bienes de primera necesidad. “Mi hija y yo estábamos emocionadas cuando el tren se acercó” a Wuhan, explicó una residente de 36 años.

Debido al confinamiento, ella no veía a su marido desde hacía 10 semanas. Cuando su hija lo vio, “corrió hacia su padre y yo no pude evitar llorar”, relató.

Los recién llegados son sometidos a estrictos controles sanitarios.

En Francia, quinto país en número de muertos según los cálculos oficiales, el Gobierno prolongó el confinamiento dos semanas, hasta el 15 de abril, y advirtió que los días venideros serán “difíciles”.

Pacientes del Este de ese país, especialmente golpeado por el coronavirus, fueron trasladados a Alemania en helicópteros militares.

El Reino Unido, donde el primer ministro Boris Johnson anunció que estaba infectado, pero con síntomas leves, se prepara para una ola gigantesca de pacientes en los hospitales.

Rusia, el último país importante en no haber tomado medidas de confinamiento generalizado, decidió cerrar a partir de ayer los restaurantes y la mayoría de las tiendas antes de una semana feriada. De esta manera las autoridades esperan que los rusos se queden en casa aunque no estén obligados a hacerlo.

Deja un comentario