El portero del PSG, Keylor Navas, ignoró las recomendaciones emitidas por las autoridades francesas y voló a Costa Rica, su país de origen.

Debido a la pandemia del coronavirus, el gobierno de Emmanuel Macron ha cancelado los vuelos comerciales, y, de acuerdo con medios costarricenses, el arquero tico pagó cerca de 200 mil dólares para rentar el avión privado que lo trasladó a San José la noche de ayer viernes.

Ahora, Navas deberá permanecer -al menos- 14 días en el país centroamericano, según las medidas de seguridad y prevención establecidas por su régimen.

El regreso se produjo dos días después de que el guardameta compartiera públicamente cómo vivía la cuarentena en París, ciudad a la que se mudó el verano pasado con su esposa y tres hijos, tras culminar su exitoso paso por el Real Madrid.

«No hemos podido salir de casa, sólo en caso de comprar alimentos, ir a la farmacia o que alguien tuviera alguna emergencia», decía, al tiempo que consideraba que el país galo estaba manejando la situación adecuadamente.

Deja un comentario