Las autoridades de Estados Unidos (EU) dieron luz verde en las últimas horas a una prueba para diagnosticar COVID-19, fabricado por la farmacéutica Abbott, que ofrece resultados en menos de 15 minutos.

La Administración de Alimentos y Medicamentos de EU (FDA, en sus siglas en inglés) autorizó el viernes por la noche ese test para uso de urgencia.

En su notificación, la FDA explicó que la prueba sirve para “detectar el ácido nucleico del ARN (ácido ribonucleico) viral de SARS-CoV-2 en muestras directas nasales, nasofaríngeas y de garganta, así como en hisopos extraídos nasales, nasofaríngeos y de garganta de medios de transporte viral de individuos sospechosos de COVID-19”.

Abbot precisó en un comunicado que el test puede ofrecer resultados positivos en cinco minutos, y negativos en 13.

La farmacéutica agregó que las pruebas estarán disponibles la próxima semana para los centros sanitarios designados en ese país y que tiene la intención de entregar 50 mil piezas diarias al sistema sanitario de la Unión Americana. Espera producir cinco millones al mes.

Las pruebas referidas son portátiles y pueden practicarse fuera de hospitales o clínicas.

“La pandemia de COVID-19 será combatida desde frentes múltiples, y un test molecular portátil que ofrece resultados en minutos agrega un amplio rango de soluciones de diagnóstico que se necesitan para combatir el virus”, dijo el presidente de Abott, Robert Ford.

El responsable subrayó que estos test pueden ser practicados en lugares de atención al paciente “fuera de las cuatro paredes tradicionales de un hospital en los puntos calientes del brote”.

Deja un comentario