El Gobierno de Estados Unidos (EU) expresó optimismo sobre la posibilidad de alcanzar un acuerdo para poner fin a la guerra en Afganistán al mantenerse una tregua parcial con los talibanes, advirtiendo a los líderes de Kabul que no desaprovechen esa “enorme oportunidad”.

Washington espera firmar un histórico acuerdo con los talibanes el próximo sábado en Doha, Qatar, si se mantiene la tregua de una semana. A días de iniciado el plan de distensión, el cese el fuego no ha sido completo, pero el número de ataques talibanes disminuyó drásticamente.

El jefe de la diplomacia estadounidense, Mike Pompeo, dijo que la tregua parcial entre tropas de EU, las fuerzas afganas y  talibanes “está dando resultado. Hasta ahora, la reducción de la violencia está funcionando, es imperfecta, pero está funcionando”.

Si se concreta la firma del acuerdo, EU retiraría a miles de militares del terreno después de más de 18 años de guerra. Con eso se bajaría el telón para la guerra más larga afrontada por Estados Unidos, lanzada después de los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001, pero que se ha vuelto cada vez más impopular en ese país.

“Estamos en la cúspide de una enorme, enorme oportunidad política”, subrayó Pompeo, quien advirtió que no hay que “equivocarse sobre esto: queremos asegurarnos de que aquellos que quieren el statu quo -derramamiento de sangre, lágrimas, retos económicos-, todas aquellas personas que tienen un interés, ya sea por corrupción o por alguna ideología, no puedan estropear lo que los afganos tanto merecen”. 

Deja un comentario