Erling Haaland se sentó en la mesa de Mbappé y la partió en dos. El chico de moda del fútbol europeo no tiene techo y este martes volvió a ponerlo a prueba. Ante todo un PSG. Sus dos tantos (lleva once en tan solo siete partidos con el Dortmund) le dieron la merecidísima victoria por 2-1 a un Borussia que fue muy superior al conjunto dirigido por Thomas Tuchel en prácticamente todo el encuentro. Eso sí, el enésimo show de Haaland quedó manchado por un pequeño lapsus de la defensa del BVB. Lo supo aprovechar un gris Neymar que terminó marcando un tanto que puede marcar la clasificatoria. Decidirá el Parque de los Príncipes.

Tanto alemanes como franceses eran conscientes de lo que tenían enfrente. Había que tener mucho cuidado a la hora de concederle demasiados espacios a trenes como Mbappé en uno y Haaland en otro lado, por lo que fue la cautela la que reinó durante los primeros compases del choque. Eso sí, la apuesta le salió mejor a los locales. Defensa de cinco para defender a los tres mosqueteros del PSG y carrileros profundos para atacar. La puesta en escena terminó desquiciando a un Neymar que hizo de bohemio, apareciendo por todos lados pero sin acertar en ningún pase. A diferencia de un Borussia que salía a la contra como una manada de lobos cuando el imperial Can daba la señal. Sancho y Haaland tuvieron el 1-0 en sus botas, pero Keylor estuvo atento.

Mandaba el BVB ante un PSG que solo registró un disparo en los primeros 45 minutos. No había manera de meterle mano a la defensa borusser y a la vez había que estar atento del nene Haaland. Y fue justo cuando Neymar y Mbappé despertaron que los suyos perdieron de vista al noruego. Mal asunto. Un remate de Guerreiro rechazado le cayó en los pies y Haaland hizo lo que mejor sabe. Fusilar. Goles que invitan a la relajación. Peor asunto, sobre todo cuando Mbappé te arma una contra y Neymar empata seis minutos después. Pero estaba Haaland. No tenía suficiente. Era su noche. Una más. Balón en profundidad de Reyna, control y misil desde 20 metros al fondo de la red. 2-1. Sueña Dortmund.

Deja un comentario