El Gobierno de EU y los talibanes acordaron este viernes reducir la violencia durante siete días, lo que podría llevar a un pacto definitivo entre las dos partes y la retirada de las tropas estadounidenses de Afganistán, dijo a la prensa un funcionario estadounidense en el Departamento de Estado.

«Si los talibanes implementan lo que se han comprometido a hacer, entonces nosotros continuaremos con el acuerdo»

La fuente no especificó cuándo entrará en vigor ese acuerdo para reducir la violencia, considerado como una prueba de fuego para ver si es posible poner fin a casi dos décadas de guerra en Afganistán.

El funcionario, que habló bajo condición de anonimato, explicó que el acuerdo para reducir la violencia es «muy específico». Mediante ese pacto, los insurgentes se han comprometido a detener los ataques suicidas, el lanzamiento de cohetes y las ofensivas contra convoyes militares en carreteras.

«Si los talibanes implementan lo que se han comprometido a hacer, entonces nosotros continuaremos con el acuerdo», explicó ese funcionario, que habló bajo condición de anonimato por no estar autorizado a hablar sobre ese tema públicamente.

Una reducción duradera de la violencia en Afganistán abriría la puerta a avanzar en las conversaciones en curso y firmar un acuerdo.

Durante meses, EU y la formación insurgente negociaron un acuerdo de paz, que, según los talibanes, ya estaba finalizado cuando el pasado septiembre el presidente estadounidense, Donald Trump, suspendió el proceso abruptamente después de un atentado insurgente en Kabul en el que murió un estadounidense.

Antes de romper esas negociaciones, que duraron más de un año, el mandatario estuvo a punto de recibir a los líderes talibanes y al presidente afgano, Ashraf Ghani, en la residencia presidencial de Camp David, una idea que generó mucha polémica en EU.

El borrador del acuerdo que los talibanes y EU contemplaba la retirada de más de cinco mil soldados estadounidenses en los primeros 135 días tras su firma.

Deja un comentario