Para finales de 2025, que suena muy lejano pero para muchas compañías como Kia no lo es, para ese año la marca oriental deberá tener en su «lineup» 11 vehículos eléctricos y alcanzar el 6.6% del mercado en este rubro a nivel mundial. El plan es agresivo y este es el camino que tomarán.

El nuevo modelo de negocio que se avecina para Kia es denominado “Plan S”, que incluye a las futuras empresas de segunda generación para la compañía. Es decir, este plan es el trazo que debe seguir Kia en su futura transición y por supuesto debe estar respaldada por los autos eléctricos como por un servicio de movilidad eficiente.

Para empezar el modelo EV que se lanzará en 2021 se construirá sobre una plataforma única diseñado exclusivamente para acomodar el tren motriz y las tecnologías EV. Kia adelanta que será un crossover y promete dos cosas importantes: Autonomía de la batería de 500 kilómetros y una carga total en tan solo 20 minutos a lo mucho.

Para esto, las capacidades de carga de los autos será de 400/800 voltios, especialmente dedicados para el alto rendimiento. Aunado a este plan, Kia buscará adecuar sus autos a cada mercado ajustados a las regulaciones ambientales, subsidios, infraestructura, entre otros factores.

Por el momento los mercados iniciales son Corea del Sur, América del Norte, Europa y los mercados donde los estándares de eficiencia de combustible son más estrictos y se busca fomentar el uso de los autos eléctricos. Para el año 2025, este tipo de vehículos representaría el 20% de las ventas totales de Kia en los mercados más importantes.

Piensan en el mañana

Las soluciones de movilidad en los grandes centros urbanos también tendrían la injerencia de Kia. La propuesta es que en el futuro la marca opere taxis autónomos y roboshuttles bajo demanda en los llamados Centros de movilidad.

Por lo anterior, en el año 2022 se desarrollará la plataforma de conducción autónoma que acabará ejecutándose en el 2023 y en 2024 estar lista para la comercialización.

Algo muy importante es que en un comunicado, Kia aclara que «durante los próximos dos o tres años Kia continuará lanzando nuevos modelos de volumen como Sorento y Sportage, la compañía aprovechará todos los esfuerzos para mejorar su rentabilidad a través de mejoras en su mezcla de ventas. Se espera que la proporción de ventas de SUV que actualmente es del 50% aumente al 60% en el año 2022 (excluyendo a China)», por lo que a pesar de la llegada de la ola eléctrica, tendremos camionetas para rato.

En el año 2025 se pronostica que la rentabilidad de los autos eléctricos se equipare a la de los autos de combustión, según estima Kia. Para finales de 2025 la marca coreana planea invertir 25 mil millones de dólares.

Deja un comentario