Más de un millar de personas se reunió en la capital chilena para denunciar la represión policial durante las protestas que desde hace tres meses tienen sumido a Chile en una crisis social sin precedentes desde el retorno a la democracia en 1990.

Convocados en la Plaza Italia, el epicentro de las concentraciones desde que comenzó el estallido social el 18 de octubre y que ha sido rebautizada como “Plaza Dignidad”, los inconformes iniciaron una marcha que se desplazó por la avenida Alameda, la principal arteria de Santiago.

Los manifestantes marcharon en total silencio como una forma de condenar el abuso que afirman recibir de parte de los agentes de seguridad del Estado, quienes contienen las protestas con gases lacrimógenos, carros lanza agua, además de balines y perdigones que disparaban a los manifestantes, pero cuyo uso fue suspendido en noviembre ante las lesiones oculares que causaron.

Mientras 29 personas murieron desde que comenzó el estallido social, cerca de tres mil 700 personas han resultado heridas, 253 lesionadas por bombas lacrimógenas y más de 400 sufrieron heridas oculares, según el último informe del Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH).

Deja un comentario