Los abogados de Donald Trump presentaron este sábado su línea de defensa tres días antes del juicio de destitución del presidente de Estados Unidos, un procedimiento que consideran inconstitucional y «peligroso».


«Es un intento descarado e ilegal de anular los resultados de las elecciones de 2016 e interferir con las elecciones de 2020»

Es la primera vez desde que la Casa Blanca anunció el viernes la integración del equipo de defensa que éste presenta sus argumentos, idénticos a los adelantados desde septiembre por Trump y los republicanos.

En una primera «respuesta» escrita a la acusación redactada por la Cámara de Representantes, los abogados consideran que se trata de «un ataque peligroso contra el derecho de los estadounidenses a elegir libremente a su presidente», dijo a la prensa una fuente cercana al equipo de defensa.

«Es un intento descarado e ilegal de anular los resultados de las elecciones de 2016 e interferir con las elecciones de 2020», agregó.

El magnate republicano está formalmente acusado de haber abusado de su poder al exigir que Ucrania investigue a su oponente político Joe Biden, en buena posición para obtener la nominación demócrata para las elecciones presidenciales de noviembre.

Según la acusación, Trump presionó al presidente ucraniano Volodimir Zelenski al condicionar una invitación a la Casa Blanca y una ayuda militar crucial para Kiev a la realización de esas investigaciones.

Se le responsabiliza igualmente de haber obstruido la investigación llevada a cabo por la Cámara de Representantes.
«El acta de acusación es constitucionalmente inadmisible» y «no implica ningún delito o violación de la ley», dijo la misma fuente cercana al equipo legal del presidente.

Según otra fuente que también presentó la respuesta de la Casa Blanca, la acusación «viola la Constitución» porque surge de una investigación de los demócratas «que ha privado al presidente de sus derechos».

Este procedimiento de «juicio político» corre el riesgo de provocar «daños duraderos a las instituciones», advirtió.

El equipo de defensa de Trump será liderado por Pat Cipollone, un abogado de la Casa Blanca, anunció la presidencia el viernes. Será asistido por Jay Sekulow, el abogado personal del mandatario.

También se sumarán el ex fiscal Kenneth Starr, actor central del juicio por destitución al ex presidente Bill Clinton, y el constitucionalista Alan Dershowitz, uno de los abogados de O.J. Simpson.

Deja un comentario