Pérdidas por cerca de ocho millones de pesos es lo que han dejado, en los meses de enero a octubre del año 2019-, el uso de «diablitos» en Yucatán.

A lo anterior hay que agregarle que la falta de gas natural es uno de los motivos principales para encarecer el uso de energía eléctrica en el estado.

En función de esos datos, la CFE sostuvo que la capacidad de energía «mal habida» equivale al 8.3 por ciento de la generación total de energía en la entidad; en Campeche el porcentaje es de 10.2, en tanto que en Quintana Roo es del 7.7 por ciento, lo que coloca a este rstado en el índice más bajo de la Península.

De igual forma sostiene que, en Yucatán, el giro en el que hay mayor pérdida es en el del servicio doméstico con mil 430 casos que representan 75.6 por ciento, seguido del comercial e industrial con 392 casos, y por servicios y riego con 69, que representan el 20.7 y 3.6 por ciento, respectivamente.

No obstante esas cifras, sólo se han presentado nueve denuncias por uso indebido de energía eléctrica ante la Fiscalía General de la República en la entidad.

El año pasado, la CFE presentó 300 denuncias ante este mismo organismo federal de las cuales, cero fueron procesadas, 149 pagadas y en 151 no se ejerció acción penal alguna.

Hay que destacar que el Código Penal Federal (CPF), en el Capítulo I artículo 368 fracción II y 368 Bis referente al robo, establece que se sancionará el uso o aprovechamiento de energía eléctrica, magnética, electromagnética, de cualquier fluido, o de cualquier medio de transmisión, sin derecho y sin consentimiento de la persona que legalmente pueda disponer de los mismos, con pena de tres a 10 años de prisión y hasta mil días de multa.

Deja un comentario