Julio César Chávez Junior sufrió la cuarta derrota de su carrera, vía nocaut técnico ante el neoyorquino Daniel Jacobs.

El combate, celebrado en Phoenix, Arizona, terminó con acusaciones de fraude para el mexicano, quien ya no salió a pelear en el sexto asalto.

Cientos de aficionados corearon “¡Fraude, fraude!”, cuando el réferi anunció que Chávez no podía seguir en el combate. Otros espectadores lanzaron botellas de plástico y algunos más tiraron cerveza hacia el cuadrilátero. De hecho, el Júnior dejó el escenario protegido por cartones, en medio de su equipo y acompañado por el actor Mickey Rourke.

Jacobs acusó a Chávez de “faltarle al respeto al boxeo” y dijo desconocer por qué no salió a pelear en el sexto. Según reportes preliminares, el mexicano sufrió una lesión en la nariz, luego de un supuesto codazo.

“Al parecer (Chávez) se quedó sin aire, estaba cansado”, añadió Jacobs en una entrevista inmediata.

Además, Julio César Chávez padre se mostró decepcionado.

Pintaba bien

Hasta ante de la polémica, Chávez había dado un buen espectáculo, incluso dominando los primeros dos episodios y conectando secos derechazos. Jacobs conectó especialmente con su mano izquierda, aunque fue notorio su menor tonelaje.

Así, Chávez Junior queda con marca de 51-4-1, mientras que Jacobs acumula 36 victorias y cuatro descalabros.

Deja un comentario