El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, afirmó este lunes que hará uso del «canal abierto» que mantiene con su homólogo estadounidense, Donald Trump, para discutir la decisión de EU de retomar los aranceles cobrados sobre la importación de acero y aluminio brasileños.

Bolsonaro expresó en declaraciones a los periodistas que, en caso de ser necesario, podría incluso llamar directamente a Trump después del encuentro que tiene previsto mantener este mismo lunes con su ministro de Economía, Paulo Guedes, para discutir el tema.

«Voy a hablar ahora con Guedes y, si es el caso, llamo a Trump, porque tengo un canal abierto con él», afirmó Bolsonaro a los periodistas enfrente a su residencia oficial en Brasilia.

Las declaraciones del mandatario brasileño se producen poco después de que Trump anunciara, a través de su cuenta de Twitter, que reimplantará «inmediatamente» los aranceles sobre todas las importaciones de acero y aluminio desde Brasil y Argentina.

El líder estadounidense igualmente acusó a los dos países suramericanos de haber aplicado «una devaluación masiva de sus monedas», lo cual, según Trump, no sería «bueno» para los agricultores de su país.

«Por lo tanto, de manera inmediata, restauraré los aranceles sobre todas las importaciones de acero y aluminio enviadas a Estados Unidos desde estos países», indicó el mandatario en mensajes colgados en su cuenta de Twitter.

Preguntado sobre la posibilidad de revertir la decisión anunciada por Estados Unidos, Bolsonaro recalcó que, ante todo, discutirá el tema con su consejero económico.

«Hablo con Paulo Guedes y después les doy una respuesta, para que no tenga que recular», dijo.

En marzo de 2018, Trump impuso unos aranceles del 25 % a las importaciones de acero y del 10 % sobre el aluminio en el marco de la guerra comercial trabada con China, lo que conllevó a una serie de represalias alrededor del mundo y la adopción de salvaguardas por otros países y bloques.

El Gobierno estadounidense flexibilizó las tarifas poco después y Brasil aceptó un acuerdo que establece un arancel del 10 % sobre el aluminio y límites a sus ventas de acero.

En las últimas semanas, la mayor economía de Suramérica vio su divisa tocar sus mínimos históricos frente al dólar, que llegó a ser vendido a 4.25 reales en el tipo de cambio comercial.

Según los analistas, la depreciación del real brasileño obedece a una serie de factores externos, como la incertidumbre sobre la economía mundial y las tensiones comerciales entre China y Estados Unidos, y otros internos, como la reducción de la tasa básica de interés.

La moneda estadounidense acumula un alza de alrededor del 5% en el mes y del 8% en lo que va de año frente al real brasileño.

Deja un comentario