Que un año de un perro equivale a siete de un humano es una creencia muy extendida, aunque no es más que un mito. Ahora, la ciencia ha descubierto una nueva fórmula que nos permite calcular la edad ‘humana’ de nuestros mejores amigos, informa Gizmodo.

La clave está en tener en cuenta que los canes envejecen de una manera muy diferente a los humanos: maduran muchísimo más rápido, pero más allá de eso, cada raza y cada tamaño es un mundo.

Un grupo de investigadores de la Universidad de California en San Diego, liderados por los genetistas Tina Wang y Trey Ideker han hallado una fórmula que se basa en el ADN a lo largo del tiempo. Según el estudio, a medida que humanos y perros envejecen, se agregan grupos metilo a nuestras moléculas de ADN, lo que puede cambiar la actividad de un segmento de ADN sin alterarlo. La metilación del ADN puede usarse para medir la edad en humanos, lo que se llama reloj epigenético.

Los investigadores californianos compararon el reloj epigenético de los humanos con el de los perros. Así, la vida útil de los perros puede variar desde los 6 o 7 años de razas grandes como los mastines o los 17 o 18 años de los pequeños como los chihuahuas, pero a pesar de ello, los perros exhiben una trayectoria de desarrollo, fisiológica y patológica similar.

«Una sola raza ofrece una fuerte homogeneidad del genoma, lo que aumenta la posibilidad de identificar factores genéticos asociados con rasgos complejos como el envejecimiento. Usamos perros labrador retriever para el estudio. Luego comparamos los datos de los perros con los perfiles de metilación publicados de la sangre de 320 humanos, con edades comprendidas entre uno y 103 años, y los de 133 ratones», dice el estudio.

Añaden que «utilizando la secuenciación dirigida, caracterizamos los metilomas de 104 Labrador retrievers que abarcan un rango de edad de 16 años, logrando una cobertura> 150X dentro de los bloques sinténicos de mamíferos. La comparación con los metilomas humanos revela una relación no lineal que traduce los años del perro al humano, alinea el momento de los principales hitos fisiológicos entre las dos especies y se extiende a los ratones».

Los científicos hallaron que las similitudes eran mayores al comparar perros jóvenes con humanos jóvenes y perros ancianos con humanos mayores. Esta coincidencia permitió al equipo crear la fórmula: «edad humana = 16ln (edad del perro) 31». Es decir, hay que multiplicar el logaritmo natural de la edad del perro en años (se puede usar una calculadora online) por 16, luego sumar 31 y ahí tendremos la edad del perro en años humanos.

Deja un comentario