Don Porfirio Díaz fue el presidente que inauguró esta ruta por Amatitán, Tequila y pueblos de la región trayendo bienestar y modernidad.

Aunque desde los tiempos de Benito Juárez se impulsó este proyecto, no fue hasta entrado el siglo XX que finalmente se podría exportar este producto regional hacia el puerto de Manzanillo y luego distribuirse por todo el mundo.

Se tienen datos de que se transportaba el tequila en botellones llamados damajuanas en los lomos de mulas y la recuas de los arrieros seguían rutas sinuosas y peligrosas por la Sierra Madre.

Productores locales como Don Cenobio Sauza Madrigal (30 de octubre de 1842 – 15 de febrero de 1909) dueño de la Antigua Cruz fundada en 1805 podrían colocar sus productos en tiendas de Nueva York. 

José Antonio Gómez Cuervo contemporáneos que crecieron con el siglo XIX también comenzó su exportación.

Tal y cómo están revolucionando al mundo la robótica y el internet, el ferrocarril revolucionó la industria regional del tequila.

Deja un comentario