Al menos dos personas murieron y 23 resultaron heridas el lunes por la noche en choques entre las fuerzas de seguridad y los manifestantes en la provincia de Di Qar, al sur de Bagdad, al mismo tiempo que la que las autoridades bloquearon por primera vez el acceso a Internet en esta segunda oleada de protestas en Iraq.

En un comunicado difundido a través de las redes sociales, la pública e independiente Comisión de Derechos Humanos iraquí aseguró este martes que al menos dos personas murieron y 23 resultaron heridas en la provincia de Di Qar (sur) y en las comarcas sureñas de Al Shatra y Suq al Sheikh.

La Comisión, organismo que se encarga de hacer el recuento del número de víctimas durante las protestas que vive el país desde octubre, lamentó que «se reanude la violencia diaria entre las fuerzas de seguridad y los manifestantes», después de que la jornada anterior se volvieran a registrar víctimas mortales tras unos días de calma.

Los incidentes del lunes por la noche coincidieron con un bloqueo generalizado a Internet, que se registró a medianoche (21.00 GMT) y que afectó a la mayoría de provincias iraquíes, informó en su página web el observatorio NetBlocks, una plataforma que supervisa la censura en Internet.

Según NetBlocks, durante las protestas en el sur de Iraq, la conectividad cayó por debajo del 19 % y afectó a «decenas de millones de usuarios» en Bagdad, la provincia de Basora (sur) y la ciudad santa chií de Kerbala (centro), mientras que la región del Kurdistán fue la única que no se vio perjudicada por el bloqueo.

Esta es la primera vez que el acceso a Internet se ve restringido en esta segunda oleada de protestas, el «más severo» según el observatorio, desde que las autoridades bloquearon las conexiones en las protestas contra la corrupción y el desempleo a principios de octubre.

Sin embargo, los iraquíes han podido acceder a la red este martes por la mañana, aunque de manera interrumpida, asegura NetBlocks.

Esta mañana los manifestantes han cortado las principales arterias de la capital con neumáticos en llamas y las fuerzas de seguridad dispersaron a las multitudes con gases lacrimógenos para abrir las carreteras, indicó una fuente del Ministerio del Interior iraquí.

Las zonas más afectadas fueron los barrios de Al Zafraniya, en el sureste de Bagdad, y los distritos de Ur, Aden y el barrio financiero (este)

La fuente aseguró que de madrugada decenas de manifestantes volvieron a cortar la principal carretera que conduce al puerto de Um Qasr, el principal del país, en la provincia de Basora (sur), pero las fuerzas de seguridad consiguieron reabrir las rutas y dispersaron a los manifestantes con cañones de agua.

Esta nueva oleada de manifestaciones iniciada hace 10 días es la continuación de las del 1 de octubre para pedir más servicios básicos y menos desempleo y corrupción, además de un cambio de gobierno, en las que murieron 157 personas, entre ellas ocho miembros de las fuerzas de seguridad.

Desde su reanudación, se han registrado más de un centenar de muertos y cinco mil 500 heridos, según datos de la entidad pública e independiente Comisión de Derechos Humanos de Iraq. 

Deja un comentario