Enfrentado a una pena mínima de 8 años de prisión y máxima de 15 por tráfico internacional de drogas, Alan Kaleb Pardo Maldonado, actor mexicano y nieto de la actriz Helena Rojo, siguió descontando una medida provisional de 13 días de cárcel en un calabozo policial en Lima, tras ser sometido a investigación preliminar del Ministerio Público de Perú para que revele los detalles de sus «continuos viajes» a ese país, informaron fuentes oficiales peruanas.

El plazo de 13 días es el que dispone la fiscalía del caso para evaluar las medidas que «considere presentar al término de ese lapso» para una medida cautelar de varios meses de detención preventiva mientras se desarrolla el proceso legal, precisó el Ministerio, que actúa como Fiscalía de la Nación, a una consulta específica de El Universal.

El Ministerio comunicó a este diario que Pardo, de 26 años, fue detenido el pasado viernes 13 de septiembre porque intentó trasladar a México cerca de dos kilos de cocaína en su estómago al ingerir preservativos llenos con la droga desde el aeropuerto internacional Jorge Chávez, de Lima. La noticia de su captura fue difundida el martes 17 de septiembre por la Dirección Antidroga (Dirandro) de la Policía Nacional de Perú. Pardo fue reportado desaparecido por allegados desde días antes de que trascendiera el informe de su arresto.

La Segunda Fiscalía Provincial Corporativa Especializada en Delitos de Tráfico Ilícito de Drogas de Callao, un suburbio de Lima, «abrió investigación preliminar contra» el actor mexicano, ya que pretendió «trasladar a su país» un total de un kilogramo 796 gramos de cocaína, reportó el Ministerio.

«Fiscalía del Callao inició investigación contra actor mexicano por tráfico de drogas», mediante «la modalidad de ingesta», anunció. El peruano Jorge Huayllacayán Palomino, fiscal a cargo de la investigación, dijo que el intérprete «deberá responder por la presunta comisión del delito contra la Salud Pública – Tráfico Ilícito de Drogas. Además, se solicitará la información sobre sus continuos viajes al Perú, la procedencia de los estupefacientes, entre otros», agregó.

Ninguna fuente oficial precisó si Pardo colabora con las autoridades peruanas para reducir la pena y revelar pormenores de su reclutamiento, sus contactos y otras particularidades de su labor en México y en Perú. «La intervención» sobre el actor, nieto de la actriz mexicana Helena Rojo y con actuaciones en programas de la televisión de México, «se realizó cuando el extranjero estaba a punto de abordar su vuelo y tras ser trasladado por el personal de la policía nacional se halló que tenía 50 cápsulas en la parte abdominal tras ser sometido a los exámenes de rayos X», relató el Ministerio.

El mexicano está recluido en lo que el Ministerio describió como carceleta (celda) de la Dirandro. «Podría ser sentenciado a pena privativa de la libertad no menor de 8 ni mayor de 15 años», aclaró; en un inicio trascendió que el mínimo sería de 5 años. Pardo fue abordado por efectivos peruanos cuando estaba en el mostrador de la aerolínea LATAM Airlines, de América del Sur, en trámites para viajar a la Ciudad de México. La modalidad usada por los narcotraficantes con Pardo fue la de un correo «mula» o «burro», con la mercancía en equipajes o ingerida en preservativos con riesgo para su salud si se rompen. Perú es fuente vital de suministro de cocaína de los cárteles mexicanos del narcotráfico internacional. Datos oficiales confirmaron que, al 31 de junio de 2019, en ese país había 235 mexicanos presos por narcotráfico.

Deja un comentario