La justicia argentina no da tregua a la ex presidenta y actual senadora, Cristina Fernández, ni siquiera en la campaña para las elecciones del 27 de octubre.

El juez federal, Claudio Bonadío, quien ha llevado adelante la mayoría de las investigaciones que involucran a la ex mandataria (2007-2015) por presunta corrupción, dio por finalizada la investigación y pidió formalmente que se le juzgue como presunta jefa de una asociación ilícita que durante su mandato se habría dedicado a cobrar sobornos a empresarios, a cambio de ser beneficiados con contratos de obra pública.

El magistrado firmó la resolución a poco más de un mes de las elecciones presidenciales, en las que Fernández secunda en la fórmula al favorito Alberto Fernández, ex jefe de gabinete de ministros en su primer mandato y ahora aspirante a la presidencia por el peronismo opositor.

La fórmula de los Fernández, que no tienen relación de parentesco, se impuso en las primarias del 11 de agosto por una diferencia de 15 puntos sobre el presidente conservador, Mauricio Macri, quien busca la reelección. Las encuestas auguran que Fernández ampliará esa ventaja en la elección general.

Deja un comentario