Los países europeos alzaron la voz, en vísperas del G7 en Biarritz, Francia, frente a los incendios que asolan la Amazonía, y el presidente francés Emmanuel Macron, que preside la cumbre, acusó a su homólogo brasileño Jair Bolsonaro de haber “mentido” sobre sus compromisos medioambientales.

“Teniendo en cuenta la actitud de Brasil de las últimas semanas, el presidente de la República constata que el presidente Bolsonaro le mintió en la cumbre (del G20) de Osaka”, declaró el Macron, que considera que Bolsonaro decidió “no respetar sus compromisos climáticos”.

Francia señaló que si Brasil no cumple con sus compromisos vetaría el acuerdo de libre comercio entre la Unión Europea (UE) y el Mercosur, una amenaza a la que se unió Irlanda. Pero un portavoz del Gobierno alemán temperó estas declaraciones, afirmando que el oponerse al pacto “no es la respuesta apropiada”.

Finlandia, país que ocupa actualmente la presidencia rotatoria de la UE, dijo por su parte que propondrá a sus pares europeos la prohibición de las importaciones de carne de res brasileña para protestar contra la gestión de los incendios en la Amazonía.

El bloque de las principales economías occidentales señaló que trabaja en una respuesta “concreta” a los incendios en la Amazonía. “Vamos a intentar movilizar a todo el mundo para levantar fondos, para poder reforestar lo antes posible”, afirmó Macron, quien denunció un “ecocidio” en “toda la Amazonía y no sólo en Brasil”.

Pero sus declaraciones le valieron la furia de su homólogo brasileño, Jair Bolsonaro, quien estimó en un mensaje en Twitter que discutir este tema en el G7 en ausencia de Brasil, que no hace parte de este grupo, demostraba una “mentalidad colonialista”.

“La Amazonía está ardiendo y es un tema que concierne a todo el mundo porque es una fuente de biodiversidad”, le respondió Macron”.

Deja un comentario