En declaraciones al diario español Marca, el ex árbitro Marco Antonio Rodríguez confirma que se va del Salamanca porque solo lo querían utilizar de prestanombres y cuando se negó, «todos se me echaron encima».

«Chiquimarco» Rodríguez dijo: «Me querían imponer un segundo entrenador conmigo, sin título, paisano mío (José Luis Trejo), yo quería traer alguien español, pero con título para poder dirigir. Quería hacer las cosas mejor. Soy capaz de escuchar capacidades de mejora, pero el entrenador soy yo y soy el que toma las decisiones».

Así que todo el apoyo prometido se quedó en el aire. «Empiezo a ver campañas por redes sociales para que no me dejasen tomar decisiones. Hay traicioneros en este proyecto. El plan era ponerme y que ellos hicieran lo que quieran. Yo empecé a ver cosas extrañas contra mi persona. La gota que colmó el vaso fue cuando fuimos a presentar al club y veo que el comportamiento cambia, traiciones, mal ambiente interno, los jugadores empezaron a sabotearme».

Según Marco Rodríguez, Trejo fue quien puso la condicionante: «Al que me pusieron de segundo entrenador dijo que conmigo no entrenaba más, que ni siquiera tenía el título. Pero yo tampoco le quería a él en mi equipo. Yo seguía trabajando y hoy en la mañana me dijeron que no continuaba. Me dijeron que había que parar esto ya».

Deja un comentario