Estados Unidos impuso el viernes sanciones a cuatro funcionarios nicaragüenses a los que responsabiliza de la represión gubernamental a las protestas que sacudieron el año pasado la nación centroamericana.

Los cuatro sancionados son Gustavo Porras, presidente de la Asamblea Nacional; Orlando José Castillo, director del Instituto Nicaragüense de Telecomunicaciones y Correos (TELCOR); Sonia Castro, ministra de Salud; y Oscar Mojica, ministro de Transporte e Infraestructura.

Cualquier activo que posean en territorio estadounidense será bloqueado.

Las protestas comenzaron el año pasado contra una reforma al Seguro Social, pero luego se concentraron en la salida del poder del presidente Daniel Ortega.

Las manifestaciones dejaron al menos 325 fallecidos y más de dos mil lesionadossegún la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

«Estados Unidos envía un mensaje inequívoco al presidente Ortega y a sus colaboradores más cercanos: Apoyamos al pueblo nicaragüense en su pedido por reformas y por un regreso a la democracia», dijo la subsecretaria de Tesoro contra el terrorismo Sigal Mandelker.

Las sanciones del viernes elevan a al menos diez la cantidad de funcionarios nicaragüenses sancionados por Estados Unidos, incluyendo a Rosario Murillo, vicepresidenta y esposa de Ortega, al hijo de ambos Laureano Ortega, y al comandante de la Policía Nacional Francisco Díaz.

Deja un comentario