Gael García Bernal asegura que no le gusta la mariguana, pero el amparo legal logrado para poder hacer uso de ella, fue promovido por ser necesario dada la violencia que su venta genera.

«Es una de las forma de cómo paliar esta emergencia y violencia que generan las drogas. Estamos de acuerdo en el que mucha de esta actividad política de las drogas (su prohibición) ha generado el sentido opuesto a mejorar la salud, la marihuana en sí no ha matado a nadie, la prohibición sí», subrayó.

«Yo como potencial consumidor, puedo hacerlo sino afecto a terceros y diré algo: ni me gusta, ni me pega bien», agregó.
El actor presentó esta tarde «Chicuarotes», nuevo filme como director, en el cual relata la historia de dos jóvenes con deseos se salir de su pueblo, por carencias económicas.

El secuestro de un niño, una mujer presa de la violencia intrafamiliar y hasta el abuso oficial a un joven asaltante, son cosas que se retratan en la historia con humor.

En tono de broma, Gael indicó que el amparo crea jurisprudencia. Esto significa, en México, que se daría una interpretación firme, reiterada y de observancia obligatoria en futuras peticiones.

Leidi Gutiérrez («Las elegidas»), Benny Emmanuel («La CQ») y el actor natural Gabriel Carbajal, extraído de talleres de San Gregorio Atlapulco, Xochimilco, donde se rodó y desarrolla el guión, encabezan el elenco.

«Me impactó el hecho de ser un drama muy fuerte, pero adornada como carnaval, es una comedia constante todo el tiempo, pero que toca temas muy delicados», consideró Gael.

«La película lo que trata es una pérdida de la inocencia, donde estos chicas navegan en narrativas heredadas como de que deben salir de un lugar y el dinero es el boleto», apuntó.

«Chicuarotes», escrita por Augusto Mendoza (Abel), estrena el 27 de junio en 300 pantallas.

Deja un comentario