MEXICALI, B. C.- Los métodos, técnicas y dispositivos para administrar medicamentos o alimento a los pacientes por las vías intravenosas, han experimentado cambios muy rápidos en las últimas décadas, incluso ya existe una especialización en la materia a fin de incrementar la efectividad de los tratamientos y brindar un mejor servicio al enfermo, por ello en el Hospital Materno Infantil de Mexicali (HMIM), se realizó una actualización en dicho tema.

El Director del nosocomio, José Rojas Serrato, señaló que en días pasados se desarrolló el seminario Estrategias Basadas en Evidencia para la Prevención de Complicaciones Relacionadas a los Dispositivos de Acceso Vascular, como parte de las actividades formativas de la Clínica de Catéteres en el hospital.

Los lugares dónde punzar al paciente de acuerdo a su padecimiento, la colocación adecuada de los catéteres, la elección efectiva de los dispositivos y el mantenimiento efectivo es fundamental para completar los tratamientos médicos.

Este proceso es realizado por el personal de enfermería y la actualización y reforzamiento de conocimientos son indispensables, pues esta tarea que pudiera parecer rutinaria, requiere de destrezas, dominio de la anatomía y uso de las nuevas tecnologías.

La especialista en la materia y asesora externa de la Comisión Permanente de Enfermería, Pilar Núñez Murias, relató que hace décadas los conocimientos basados en evidencia eran pocos, pero hoy en día existen estudios científicos y protocolos que han dejado en desuso algunas técnicas de lo que se conoce como terapia de infusión; incluso existe una Norma Oficial Mexicana que establece los criterios a tomar.

Suministrar medicamento por vía intravenosa requiere de una valoración del área a colocar, seleccionar al personal con los conocimientos para hacerlo, preparar los materiales, y la mejor zona para hacer la punción, tomar en consideración la edad, salud y sexo del paciente, preparar la piel y una vez realizado el procedimiento aplicar los protocolos para mantener el área sin riesgos de complicaciones y muy bien fijada.

Explicó que 9 de 10 pacientes de estancia hospitalaria, requerirán al menos una punción, por lo que la actualización del personal en este tema genera importantes beneficios para la institución y sobre todo para el enfermo.

Primeramente se completa la terapia, se minimiza el número de intentos de venopunción, se reducen gastos, tiempo de trabajo y se mejora la experiencia para el paciente.

Con este tipo de estrategias de enseñanza, el HMIM busca mantener y mejorar los estándares de calidad en el servicio.

Deja un comentario