El presidente venezolano, Nicolás Maduro, abogó por un adelanto de las elecciones para sustituir al Parlamento, de mayoría opositora y cuyo jefe es el autoproclamadopresidente interino Juan Guaidó, quien este miércoles convocó a los venezolanos a salir a las calles para lograr «nuestra democracia».

En una entrevista con la agencia de noticias rusa RIA Novosti, Maduro dijo en cambio que no estar dispuesto a convocar elecciones presidenciales, como pide gran parte de la comunidad internacional y la oposición, pues «tuvieron lugar hace menos de un año».

Pero sobre las elecciones legislativas, previstas para 2020, Maduro consideró que «sería muy bueno organizar(las) (…) antes». «Sería una buena forma de discusión política, una buena solución a través del voto popular».

El presidente venezolano expresó su «reconocimimento» al presidente ruso Vladimir Putin y señaló que «cada mes» Venezuela recibe armamento ruso, «el más moderno del mundo».

Por su parte, Guaidó dio una entrevista al diario alemán Bild en la que denuncia que el país está «en una dictadura» y que por ello «debe haber presión». «Necesitamos más sanciones por parte de la Unión Europea, como lo decidió Estados Unidos», declaró el presidente del Parlamento venezolano, quien asegura que el régimen es «absolutamente corrupto».

A las calles

Guaidó, jefe del Parlamento de mayoría opositora, convocó a los venezolanos a salir a las calles entre las 12H00 y las 14H00 locales (16H00 a 18H00 GMT), desde sus trabajos, casas, escuelas o tiendas, con banderas, cacerolas o pancartas.

«Venezuela se levantó para soñar con el país que queremos. Debemos estar en la calle (…), necesitamos de todos para lograr nuestra democracia», declaró el opositor de 35 años al llamar a la manifestación.

Aunque la cúpula militar la calificó como un «engaño», Guaidó insistirá durante esta jornada en la oferta de amnistía a los militares que colaboren con una transición, buscando romper el sostén de Maduro, la Fuerza Armada.

El líder parlamentario, con un creciente apoyo internacional encabezado por Estados Unidos, también llamó a esta movilización en respaldo al ingreso de ayuda humanitaria, lo que el gobierno considera una puerta a una intervención militar norteamericana.

Washington dijo tener listos 20 millones de dólares para entregar, en alimentos y medicinas, cuya severa escasez agobia a los venezolanos y ha disparado la migración, cifrada en 2.3 millones de personas desde 2015 según la ONU.

Maduro atribuye el desabastecimiento a sanciones de Estados Unidos.

Deja un comentario