Han transcurrido casi ocho años desde su primera convocatoria a selecciones nacionales, luego de que Jocelyn Urías jugara por primera vez con la selección Sub 18 con la que ganó un subcampeonato en la Primera Copa Panamericana de dicha categoría.

Desde entonces, la joven jugadora ha participado en diversos procesos tanto a nivel menor como con la selección mayor.

“Me vieron potencial desde pequeña y desde 2011 estoy en las selecciones nacionales”, mencionó. “Cuando hay posibilidad lo hago, porque luego están también los juegos en el calendario de la universidad”.

Este año, Jocelyn compitió en la Copa Panamericana de mayores y en los Juegos Centroamericanos y del Caribe de Barranquilla 2018, en tierras colombianas.

Esto lo ha combinado con su trabajo en la NCAA or donde también han pasado atletas ya consagradas como Samantha Bricio o Ana Patricia Valle Hernández, y las que siguen en proceso de elegibilidad como Fernanda Güitrón e Ivone Martínez.

También están aquellas que han pasado por la NAIA, otra organización colegial de gran calidad en el deporte universitario del vecino país del norte como ha sido el caso de Sashiko Sanay, quien jugó con los Tigres de Columbia College.

“Yo no esperaba nada, y me sentí sorprendida de todo lo que había logrado con el equipo, con cada resultado que se daba, entonces es cuando tienes que ver que tienes que seguir adelante”, recordó durante su visita a Tijuana.

“Del programa de Baja California aprendí mucho, sobre lo que es la consistencia, el nunca rendirse, el echarle las ganas a todo y muchas veces sientes que crees que ya no puedes más, pero sacas la fortaleza”, agregó.

La jugadora tuvo sus dudas, pero siguió adelante sin claudicar ni a sus sueños ni a sus aspiraciones. “Sientes a veces que esto ya no es para tí, pero yo seguí haciéndolo por que me gustaba”, recordó. 

“Trabajé y llegó algo que no me lo esperaba tuve una beca en el extranjero y pues yo siempre decía que no me iba a ir por lo difícil que iba a ser y por que iba a estar lejos de la familia, pero la verdad, esta es una oportunidad que no a todo el mundo se le da”

Jocelyn subrayó que después de la NCAA han surgido ya ofertas para buscar iniciar en el profesionalismo. “Quiero terminar mi elegibilidad para después buscar jugar como profesional , pero ahora la escuela es importante”, indicó.

“Yo nunca hubiera pensado en llegar hasta estos niveles y estoy agradecida de haber tomado la decisión de aceptar la beca y jugar en el voleibol colegial en Estados Unidos”, abundó.

“En Washington State University nos cuidan mucho y siempre están al tanto de nosotras. Cualquier detalle ellos están al cuidado y siempre me estuvieron apoyando a mí por venir de una cultura diferente  y les he agarrado un gran carrillo por toda esta ayuda que me han brindado”, puntualizó.

“Mi consejo es que no se rindan, no renuncien a sus sueños, sigan trabajando. Yo no me di por vencida, caí que lo haría, pero salió esta gran oportunidad que no se le da a cualquiera”, concluyó.

Deja un comentario