Gregg Berhalter promete transformar a Estados Unidos en un equipo con mentalidad ofensiva y que presione la salida de sus rivales. Se trata precisamente de lo que nunca ha sido la Selección norteamericana.

“Queremos ver circulación de la pelota, romper las líneas, generar oportunidades de gol”, indicó Berhalter ayer, durante la conferencia en que fue presentado. “Ese debería ser el ADN de este equipo”.

Berhalter, de 45 años, es el primer técnico de Estados Unidos que previamente jugó con la Selección nacional en un Mundial. Estuvo al frente del Columbus en las últimas cinco temporadas de la MLS, y llegó con ese equipo cuatro veces a los Playoffs, pese a tener una nómina modesta, pero sin ganar títulos.

“Gregg no es sólo una opción adecuada. Es la mejor opción”, recalcó el presidente de la Federación de Fútbol de Estados Unidos, Carlos Cordeiro.

Dave Sarachan se había desempeñado como seleccionador interino durante 14 meses, desde que Bruce Arena renunció a raíz de que el equipo no consiguió la clasificación para el Mundial de Rusia.

El ex volante Earnie Stewart, quien jugó junto a Berhalter en la Selección, fue contratado en junio para el nuevo puesto de gerente general de la Selección. Stewart debutó en su cargo en agosto y eligió a Berhalter, una decisión ratificada el sábado por la junta de la Federación.

Sólo dos candidatos fueron entrevistados: Berhalter y el colombiano Óscar Pareja, quien dejó el mes pasado las riendas del FC Dallas para hacerse cargo de los Xolos de Tijuana, de la Liga MX.

Estados Unidos ha recurrido históricamente al contraataque como su mayor arma.

Berhalter debutará en el banquillo el 27 de enero en un amistoso ante Panamá enGlendale, Arizona.

Deja un comentario