Pasar una Navidad con Eugenio Derbez puede parecer un asunto muy Grinch: no hay regalos si eres mayor de edad y corres el riesgo de comer algo que no preparó él.

Yo quité lo de los regalos hace unos años con mi familia, a menos que encontremos algo que de verdad yo sé que le importa a alguien”, dijo el actor mexicano en una entrevista reciente. “No es un compromiso dar regalos en Navidad”.

Derbez protagoniza la versión en español de “El Grinch”, una cinta animada sobre este personaje famoso por odiar los villancicos y los bastones de caramelo que llega este fin de semana a México. (La versión original, con Benedict Cumberbatch en el papel titular, se mantiene entre las 10 más taquilleras de Estados Unidos, donde debutó en el primer lugar tras su estreno del 9 de noviembre).

Derbez considera que los regalos están reservados para los niños y que, si alguien está demasiado estresado como para cocinar, es válido comprar algo preparado.

Hay que quitar lo que te estorbe para que no te vuelvas un Grinch… Háganse la vida fácil, compren la comida en el súper. La cosa es juntarse y disfrutar la unión de la familia”, dijo el comediante, quien ve la Navidad como una ocasión para compartir, agradecer y reconciliarse.

Señaló que cuando uno llega a la edad adulta existe un verdadero riesgo de volverse un “Grinch”, sobre todo las primeras Navidades.

Es una época muy nostálgica del año y te recuerda mucho a tu infancia y a los seres queridos que seguramente ya no están. Y eso es lo que te va volviendo Grinch”, dijo Derbez.

En la cinta, el Grinch está completamente metido en su papel de enemigo de los regalos y los árboles de Navidad hasta que conoce a Cindy-Lou, una tierna niña con una madre soltera que tiene un horario pesado de trabajo.

Me encantó justo por eso, porque creo que refleja una realidad. ¡Cuántas madres solteras hay en el mundo, en especial en México!”, dijo Derbez. “Si hay algo en México son mamás trabajadoras, mamás que tienen que salir a veces, dejar a sus hijos para salir a trabajar”.

El Grinch de esta versión también es interesante, pues conocemos los motivos por los que está amargado y a la vez muestra su lado más tierno con su fiel perrito Max, quien se encarga de servirle el café por las mañanas y lo apoya en todos sus planes pese a su mal carácter.

“Lo que quería el estudio era humanizarlo más”, dijo Derbez. “Descubrieron que el Grinch de Jim Carrey le daba miedo a muchos niños y querían hacer una cosa como esta, más amigable con los niños”.

La idea es no etiquetar a las personas, que este ser amargado tiene una razón por la cual es así y que en el fondo tiene un gran corazón”, agregó.

Carrey protagonizó en el 2000 una versión con actores reales sobre el personaje basado en un libro ilustrado de Dr. Seuss de 1957. También existe una cinta animada de 1966 hecha para televisión.

El doblaje para Derbez fue una carrera contra reloj, pues estaba por viajar a Australia para rodar una película de “Dora la Exploradora”. En vez de una semana con sesiones de ocho horas diarias de grabación, terminó haciéndolo todo en tres días.

Fue de verdad meteórico”, dijo. “Tuvimos que adelantarnos y aventarme una sesión larguísima”, dijo.

Sin embargo, su experiencia como la voz de personajes que incluyen el Burro de “Shrek” y el dragón Mushu de “Mulan” le permitió lograr una interpretación conmovedora que seguramente resonará entre el público millennial con “perrhijos” en vez de hijos.

Efectivamente es un Grinch muy millennial”, dijo Derbez. “Es una película que conecta mucho con los adolescentes y los adultos porque tiene justamente detalles que te hacen reír”.

Deja un comentario