Las grandes enseñanzas de la vida, generalmente vienen después de sucesos que nos sacuden hasta la médula, esto lo entendió a la perfección la actriz Rebecca Jones, quien regresa a los sets de televisión tras su lucha contra el cáncer de ovario.

Ha sido un año de muchas bendiciones, muchos aprendizajes, un año impresionante, el más fuerte de mi vida porque empecé 2018 trabajando en una gira, me enfermé de cáncer, me traté, lo erradiqué y hoy estoy de regreso trabajando, en el mismo año, creo que fue meteórico”, comentó tras el claquetazo oficial de la telenovela Doña Flor y sus dos maridos.

La actriz, a quien no le gusta que la califiquen como guerrera, más bien como sobreviviente del cáncer, aseguró que fue muy complicado ese trance, pero, que también entendió la grandeza de la vida.

Fue muy difícil, pero también muy rápido la manera en que pude combatirlo, eso fue bueno, definitivamente es un año muy fuerte”, reflexionó.

Te cambia la perspectiva de todo, te cambia el chip, te hace realmente paladear cada instante de la vida y volver a oler, a disfrutar, a convivir, una sonrisa logra mucho más. Realmente entiendes que no pasa nada con muchas cosas con las que nos enojamos en el día a día”, comentó.

Lo que piensas y todo lo tóxico en tu mente y en tu entorno, lo erradicas, te alejas de ello”, confió.

Aseguró que tras vivir esta experiencia, le quedó claro que en su interpretación de Antonia, una mujer con cáncer, en Para volver a amar (2010), se quedó corta y más aún, con este mal tuvo enseñanzas que comparte con sus fans.

Hay cuatro cosas que siento que son fundamentales para la salud, no sólo para los que hemos sobrevivido a un proceso de cáncer: La red de amigos hay que cuidarla, no estar cerca de gente tóxica y de tóxicos, respiramos y comemos mucho, una buena dieta más alcalina y hacer ejercicio, parece muy sencillo, pero es lo que debemos hacer para mantenernos saludables”, explicó.

La actriz no baja la guardia en cuanto a esta enfermedad y explicó que el tratamiento continúa.

Sigo con los chequeos y la recomendación es que no trabaje muchas horas, pero hay días que tengo que hacerlo. Estoy tomando suplementos, vitaminas y agua y estoy con tratamiento de inmunoterapia cada mes”, comentó.

Mientras tanto, vuelve en Doña Flor y sus dos maridos, trama en la que comparte créditos con Ana Serradilla, Joaquín Ferreira, Sergio Mur, Liz Gallardo, Alejandro Calva, Roberto Blandón y Ximena Ayala, entre otros.

Me siento como en casa. La comedia no es fácil manejar, pero estoy convencida de que tendremos un buen producto por la calidad actoral, no sólo son guapos, son actores.

He hecho mucha comedia en teatro, en televisión no se da muy seguido. Ésta es una trama muy simpática, pero no nos hacemos los chistositos, son las situaciones las que son chistosas”, concluyó.

 

SENSUALIDAD POR RISA

 

Doña flor y sus dos maridos es una historia brasileña cuyo ingrediente básico son las escenas sensuales. En esta versión esta parte la cambiarán por comedia, así lo explicó su productor Eduardo Meza.

Evidentemente es un reto, pero lo que tiene de bello es cómo trasladar esa sensualidad al baile. Hablaremos de sexo, pero muy sutil, no somos burdos, más bien somos finos, para poder conectar con la audiencia y sepa qué está pasando y sin que esto afecte a los niños, porque es un horario familiar y encontrarán elementos propios para ellos, habrá mucha comedia, que es con lo que, de alguna manera, se suplirá esa sensualidad”, explicó.

Deja un comentario