Al Club Tijuana le restan dos partidos en el presente torneo, este sábado cierran su participación en casa ante Monarcas, un equipo purépecha que tiene posibilidades de calificar.

Tras los resultados en las últimas fechas y la salida de Diego Cocca, Juan Ignacio Rivero admite que ha sido una complicada semana de trabajo.

“Es una semana difícil después de lo que pasó en Lobos, no era lo que esperábamos, un poco de tristeza y hay que pasarla, ahora tenemos un rival difícil en Morelia, último partido de local que tenemos, queremos conseguir los tres puntos.”

Luego de los movimientos de jugadores en este torneo era mucha exigencia repetir llegar a semifinales, más allá de lo que los propios elementos caninos querían lograr.

“El objetivo era ese, volver a esa instancia porque para mí fue espectacular, hermoso, llegar en tres meses y jugar una semifinal”, dijo el mediocampista. “Lastimosamente no se dio”.

Expresó que el juego rojinegro no fluía, se entendía la idea pero no se lograba plasmar en el terreno de juego y la autocrítica fue muy acertada.

“No contamos con esa cuota de suerte porque hubo varios partidos que tuvimos para sacar esa ventaja y no supimos sacarlo adelante, todos hablan de merecimiento y yo no creo que es eso, debes quererlo y querer es poder, pasa más por el convencimiento en la cabeza”, concluyó Rivero.

Deja un comentario